Usos especiales del singular y plural en español

Una de las cosas más fáciles de aprender de la gramática española es que, por regla general, desde el punto de vista de la forma el plural de sustantivos y adjetivos se hace añadiendo “s” o “es” al final. Y que desde el punto de vista del significado, utilizamos el singular cuando nos referimos a una sola unidad y el plural cuando hacemos referencia a varias unidades. ¡Chupao!

Pero, hay amigos, esto no ocurre siempre así. Hay, por ejemplo, una serie de sustantivos en español la mar de caprichosos que solo se emplean en singular o solo se emplean en plural.

Cariz”, “niñez”, “juventud” y “vejez” son casos muy claros de los primeros.

Y “enseres”, “modales”, “gárgaras”, casos muy claros de los segundos.

Y hay, por último, toda una serie de curiosos sustantivos que se pueden utilizar en singular y en plural indistintamente para referirse a un solo objeto:

Se me ha roto el pantalón/Se me han roto los pantalones

Me los corto con la tijera/Me los corto con las tijeras

Me estoy atusando el bigote/Me estoy atusando los bigotes

Y es que en esta sección vamos a descubrir que el idioma es muy caprichoso y jugueton, y que le gusta tocarrnos las narices.