Votar cuesta una pasta

¡Menudo cabreo tenemos todos! No sé a vosotros, pero a la redacción de este periódico, que teníamos previsto hacer una barbacoa el domingo 10 de noviembre en una finquita que tiene un cuñado del director en Barruelo de Valle, provincia de Valladolid, nos han chafado el plan bien chafado. Ya sabéis que, por culpa de los desacuerdos entre nuestros políticos, ese día hay que ir a votar otra vez. En los últimos cuatro años (el tiempo que dura habitualmente una legislatura) habremos celebrado nada menos que cuatro elecciones generales. Y eso, además de tiempo, disgustos, cansancio y alguna que otra risa (pero pocas)… también cuesta una pasta. ¿Sabéis cuánto?

» Leer más