Dicen las crónicas que fue un 12 de octubre de 1492 cuando Cristóbal Colón y los suyos vieron tierra y llegaron así a América. Y habrá que fiarse de las crónicas, porque que se sepa ya no queda nadie vivito y coleando de los de entonces. Ellos se pensaron que aquello eran las Indias (es decir, Asia) porque todavía tenían un poco de lío con la geografía. No había los adelantos de ahora y nadie se imaginaba que entre medias había un “nuevo mundo”.

El caso es que aquello se conoció así, como el descubrimiento del “nuevo mundo”. Algo muy importante, claro. Más incluso que la 13ª victoria de Rafa Nadal en Roland Garros. Y a partir de 1987 se estableció por ley que ese día iba a ser el Día de la Fiesta de España, como lo es hoy.

La verdad es que a día de hoy todavía no se sabe a ciencia cierta si Colón era español o no – Rafa Nadal seguro que sí – , y de hecho la teoría más aceptada es que era italiano, de Génova. Actualmente se están estudiando sus restos a ver si se averigua de dónde procedía. Los de Cristóbal, no los de Rafa. Pero la expedición que capitaneaba estaba bajo las órdenes de los Reyes Católicos. Y por eso el descubrimiento de América se considera como la gran hazaña española. ¡Cómo la de Rafa!

La Fiesta Nacional en España se suele celebrar de forma muy parecida a como se hace en otros muchos países: con desfiles militares, recepciones de las autoridades y actos institucionales presididos por el Jefe del Estado, que en el caso de España es el Rey. Un poco aburrido todo para ser una “fiesta”, la verdad. Pero es la costumbre, qué le vamos a hacer. Menos mal que un día antes Nadal ganaba el Roland Garros y nos alegraba un poco a todos.

Este año, con esto del bicho y la situación sanitaria, todo ha sido más sencillo, casi sin público, con escasas reuniones y sin grandes desfiles.

Esperemos que la fiesta, aburrida o no, haya servido al menos para que nuestros políticos se pongan de acuerdo no solo en lo bueno que es Rafa Nadal, el tío, sino en lo que hay que hacer para sacar al país del problemón de la crisis sanitaria y económica en la que nos hemos metido.

¡Vamos, Rafa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *