Aunque es pronto para cantar victoria frente al coronavirus, lo estamos haciendo ¡muy bien! Gracias a que se está extendiendo también nuestro otro virus, el COLABORAVIRUS, todos estamos colaborando, y hemos conseguido cosas muy importantes: se están descongestionando los hospitales; las cifras de fallecidos y, sobre todo las de nuevas infecciones, están disminuyendo, y muchos enfermos se están recuperando. Hay gente que vuelve a trabajar y ahora se recomienda, entre otras medidas, el uso de la mascarilla. Para explicarnos qué es y cómo se utiliza recuperamos a nuestro reportero sanitario, que fue el primero en hablarnos del coronavirus desde China: ¡jugamos al escondite con Tomás Carilla!

Hola Tomás, cuéntanos. Después de los avances de los últimos días, ¿qué es ahora lo más importante?

Pues lo primerito de todo es no relajarse y, ya sabéis, seguir con el #YoMeQuedoEnCasa.

Sin embargo, el siguiente paso, que va a ser difícil, es el de volver poco a poco a la actividad normal. ¿Verdad?

Eso también es verdad. De momento seguimos con el estado de alarma, pero esta semana vuelven al trabajo las actividades llamadas no esenciales que tuvieron que parar antes de Semana Santa. Quien no pueda trabajar desde casa tendrá que volver a salir a la calle, coger el metro, el autobús, etc.

¿Y los estudiantes?

No. Los coles, todavía nada de nada. Pero llegará un momento en que también tengamos que volver a clase. Porque estar toda la vida encerrados en casa no es vencer al virus, sino solo engañarlo.

Me ha gustado esa frase, Tomás. ¿Qué nos quieres decir, exactamente?

Pues que hasta ahora es como si hubiésemos estado jugando al escondite con el virus. Escondidos en casa para que no nos pille. Pero al final, como en el escondite, habrá que salir y salvarse. ¡Por mi y por todos mis compañeros! Entonces sí que habremos vencido.

Y para salir y salvarse sin que nos pille el bicho, ¿qué podemos hacer?

Para no correr riesgos, lo principal va a ser protegerse y cambiar de hábitos durante un tiempo, extremando sobre todo el distanciamiento social.

¿Y eso qué es lo que es?

Pues que no nos juntemos mucho con la gente. Hay que mantener una distancia de seguridad entre personas de aproximadamente dos metros para evitar que el virus pueda pasar de unos a otros. Y no olvidarnos de la higiene, sobre todo del lavado de manos, que es muy importante, y de taparnos al toser o estornudar.

¿Y las mascarillas para qué sirven?

Habrá lugares y situaciones en los que, inevitablemente, se junte más gente de lo recomendable. Como pasa ahora en la compra, como sucede en algunos trabajos y como inevitablemente va a suceder si tenemos que usar el transporte público, como el metro o el autobús. La mascarilla será entonces una barrera más que le pongamos al dichoso virus. ¡Por listo!

¿Por que no las hemos usado antes?

Sobre todo porque no había muchas. Y las que había eran imprescindibles para el personal sanitario, que estaba muy expuesto al virus. Ahora ya va habiendo más, pero debemos usarlas bien y solo cuando sea estrictamente necesario.

¿Qué hay que hacer para usarlas bien?

Es importante colocárselas y quitárselas utilizando las gomitas que se enganchan en las orejotas. Y evitar estar toqueteándolas por la zona que protege la boca y nariz, porque al final podríamos favorecer la entrada del virus. Y aunque la mayoría son desechables, si las guardamos bien y no los hemos tenido puestas mucho tiempo las podremos utilizar más de una vez.

Genial Tomás. Gracias a tus explicaciones hemos aprendido mucho para lo que venga en el futuro. Pero de momento, ya sabéis, los estudiantes seguís jugando al escondite protegidos con el #YoMeQuedoEnCasa. Y cuando más adelante tengáis que salir #YoMePongoMascarilla y a salvarse tocan: ¡por mi y por todos mis compañeros!

Avatar

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *