La llegada del coronavirus, el bicho este de las narices que ya nos tiene hartos, ha supuesto un parón en la economía del país. Ello ha hecho que muchas empresas no tengan ingresos y no puedan pagar el sueldo a su trabajadores. Tendrían que despedirlos si no fuera por… el ERTE. Pero, ¿quién es este señor? No es un señor, es una medida que las empresas pueden tomar en situaciones excepcionales como esta para suavizar el daño provocado, tanto a los trabajadores como a las propias empresas. ¿En que consiste exactamente un ERTE? ¿Hacemos uno aquí, en En plan noticias, y así nos enteramos?

Imaginaos que, como consecuencia del coronavirus de las narices, nuestra empresa, el periódico En plan noticias, deja de ganar dinero.

Bueno, rebobinemos… Primero imaginaos que nuestra empresa gana dinero. Y como consecuencia del coronavirus de las narices ha dejado de ganarlo.

¿Qué hacemos? Podemos despedir a todos nuestros trabajadores. Nuestros reporteros y colaboradores: Carmelo Limpio Conagüita, Demi Casa Nimemuevo, Edu Cadito, Mari Carmen Tero de Todo, Pepi Miento Rojo, Mochi Lero…, etc. ¡Todos a la calle!

O también podemos, ¡mucho mejor!, hacer un ERTE. Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo.

La E es de EXPEDIENTE: un procedimiento que las empresas pueden utilizar solo en situaciones excepcionales. Como la que vivimos ahora, con el dichoso bicho este de las narices haciendo de las suyas por ahí.

La R es de REGULACIÓN: el procedimiento consiste en regular el trabajo de nuestros reporteros y colaboradores. Que dejen de trabajar para En plan noticias. Todos o solo unos cuantos. O que trabajen menos días, o menos horas.

La T es de TEMPORAL: dejarán de trabajar solo por un tiempito. Luego, cuando la cosa se solucione y acabemos con el bicho de las narices, todos volverán a su trabajo.

Y la otra E es, claro de EMPLEO: lo que los trabajadores pierden es su empleo. Pero solo, insistimos, por un tiempito.

¡Sí hombre!, diréis. ¡Vaya arreglo! Y si dejan de trabajar… ¿dejan de ganar dinerito?

Pues no exactamente. Lo que pasa es

Imagen de GraphicMama-team en Pixabay

que en vez de pagarles la empresa, que no tiene un euro, el dinero les llega a través de un sistema que tiene nuestro Estado que se llama Seguridad Social. Y que consiste, como indica bien clarito su nombre, en un sistema que da SEGURIDAD a la SOCIEDAD.

Durante ese tiempo, nuestros reporteros y colaboradores cobrarán un poquito menos, eso sí, pero seguirán recibiendo su sueldo, casi al completo, a fin de mes. En concreto, un setenta por ciento de su sueldo.

Así, todos contentos. Nuestra empresa reduce sus costes y ahorra porque no tiene que pagar a sus trabajadores. Y los trabajadores siguen ingresando su dinero cada mes.      

Y como la cosa del ERTE es temporal, en cuantito que acabemos con el bicho de las narices todos nuestros reporteros y colaboradores volverán a trabajar con nosotros. ¡Y nuestra empresa volverá a ganar mucho mucho mucho dinero!

Bueno, rebobinemos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *