Una de las grandes preocupaciones del #YoMeQuedoEnCasa es ese momento fatídico en el que abrimos la nevera y… ¡esta más vacía que la Gran Vía en pleno estado de alarma! Hay que ir a hacer la compra. Nuestra campaña del #colaboravirus nos recomienda que, para frenar al coronavirus, apliquemos el sentido común a nuestras compras. Un ejemplo de falta de sentido común es eso tan misterioso de que la gente se ha puesto a comprar papel higiénico como si no hubiera un mañana. Para desentrañar este y otros misterios y secretos de las compras de estos días, contamos con la colaboración de nuestro experto en consumo, Carmelo Limpio Conagüita, que ya está al teléfono.    

– Buenos días Carmelo. ¿Estás en el supermercado de tu barrio?

– Sí. Aquí estoy. Tratando de analizar el comportamiento humano en tiempos de crisis. Es el quinto día seguido que vengo.

– ¡Suena apasionante! Y dime Carmelo, ¿qué conclusiones has ido sacando?

– La primerita de todas, que se está mejor en casa. Ya sabe, #YoMeQuedoEnCasa.

– Ya, bueno. Pero en tu caso es porque estás trabajando.

– En mi caso sí. Pero aquí hay un tipo que viene todos los días. Un día aparece con sombrero, otro con bigote, otro con barba.. ¡Pero es el mismo!

– ¡A ver si te lo estás imaginando!

– Que no, que no. Que lo tengo caladito. ¡Mire, mire! Aquí llega. Hoy viene con el flequillo rubito, el tío.

– ¿Y qué compra?

– Pues dos cositas de nada. Ayer se llevó una latita de anchoas y un sobrecito de esos de levadura para hacer bizcochos.

– ¡Muy mal!

– Sí. Es el típico listillo que ni compra ni nada. Viene a darse un paseíto y saltarse el confinamiento.

– Y eso que nos están diciendo que hay que aplicar el sentido común, salir lo menos posible de casa y hacer solo las compras necesarias. Debería contagiarse de nuestro #colaboravirus y colaborar un poquito para entre todos acabar con el dichoso coronavirus. ¿Y hay mucha gente así?

– Bueno, no se lo pierda. Luego está el que hace todo lo contrario.

– ¿Ponerse el flequillo pelirrojo?

– No. El que lo compra todo y deja las estanterías desabastecidas.

– ¿También?

 – Sí. Y también viene todos los días. Un día vestido de flamenca, otro disfrazado de Pikachu…¡Mire, mire! ¡Aquí llega! ¡Hoy va del cuerpo de bomberos, con manguera y todo! Y conduciendo dos carros, el tío. ¡Qué habilidad!

– ¿Y qué compra?

– Pues me temo que se dirige… ¡como si lo viera! ¡Hacia la sección del papel higiénico! Ahí está. Y coge uno, dos, tres, cuatro…. ¡ocho paquetes que se lleva, el tío! Por aquí dicen que se ha vuelto loco.

– Pues ten cuidado, no te vaya a hacer algo. ¡Qué miedo!

– Sí. Es otro al que tenemos que contagiar con el #colaboravirus. Porque no se puede comprar y comprar sin sentido y dejar al resto de la gente sin nada.

– Eso es, Carmelo. Ambos deberían aplicar el sentido común en sus compras y colaborar.

– Es muy fácil: una compra mejor que veinte. Y veinte rollos mejor que cien. ¡Se lo voy a decir al tío este!

– Ten cuidado, Carmelo. ¡A ver si se va a enfadar…! ¿Carmelo? ¿Me escuchas…?

¿….?

– Al habla Carmelo.

– Tú no eres Carmelo.

– Sí.

– ¿Carmelo Limpio Conagüita?.

– No. Carmelo Limpio… Comoloco. Jajajajaja.

– ¡Ajjjj! ¡El tipo del papel higiénicoooooo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *