El 8 de marzo (8M) se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer, la fecha elegida para reivindicar los derechos de las mujeres y alzar la voz contra la desigualdad que hay en el mundo entre hombres y mujeres en todos los ámbitos. Si eres chica, este es tu día. Pero si eres chico, también debería serlo. Desde En plan noticias creemos que la justicia social que defiende el feminismo, para que sea verdaderamente justa y efectiva, debe ser una reivindicación de tod@s.

Cuando nacemos, niños y niñas, además de ser unos llorones y unos cagones, lo hacemos todos y todas con los mismos derechos. El feminismo es el movimiento que lucha por algo tan simple como que esa igualdad de derechos se mantenga durante toda la vida. Y que las niñas no acaban teniendo menos derechos que los niños, que es lo que al final sucede hoy en todo el mundo. Aunque eso sí, en unos países más que en otros.

El movimiento feminista va evolucionado año tras año. Según el momento y las circunstancias, unos años el 8M pone más énfasis en unas reclamaciones y otro en otras. También depende del país, puesto que la situación de la mujer no es igual en todas las partes del mundo. Pero en general, lo que hace el feminismo en todo el mundo es reclamar dos cosas muy básicas: libertad e igualdad.

Libertad para que cada mujer pueda decidir por ella misma qué quiere hacer en su vida.

Igualdad para que las oportunidades sean las misma para hombres y mujeres.

Imagen de ALBERTO FABREGAS en Pixabay

Si nos centramos en aspectos más concretos, ¿cuáles son las desigualdades que reclama el feminismo y que percibimos tod@s fácilmente en el día a día?:

La brecha salarial: no, no te mires la cocorota, que no nos referimos a ninguna herida. Es la diferencia entre lo que cobran los hombres y lo que cobran las mujeres. En España, las cifras dicen que las mujeres cobran todavía alrededor de un 22 por ciento menos que los hombres.

Puestos de dirección: las jefas son menos que los jefes. Solo 3 de cada 10 directivos de empresa son mujeres en España. El dato contrasta con lo que ocurre en la Universidad, donde el 60 por ciento de las personas que obtienen el título son mujeres.

Trabajo en casa y cuidado de hijos: un 84 por ciento de las mujeres, es decir, casi todas, dedican una hora o más al día a realizar tareas domésticas, en cambio, solo el 41,9 por ciento de los hombres hacen lo mismo. Respecto al cuidado de los pequeñajos, el 95 por ciento de las madres se ocupan de sus hijos a diario, frente a menos del 70 por ciento de los padres.

Violencia de género: es la violencia que ejercen los hombres sobre las mujeres, que desgraciadamente en muchas ocasiones acaba con la muerte de ellas. En 2016 hubo en España 49 víctimas de violencia de género. En 2017, 50. En 2018, 51. En 2019, 55. ¡Ojo! Datos recientes dicen que en España, uno de cada cuatro jóvenes ve “normal” la violencia de género en la pareja.

Micromachismos: se trata de pequeños gestos cotidianos que revelan falta de sensibilidad hacia la igualdad de género y que suelen pasar desapercibidos. Y son peligrosos precisamente por eso, porque pasan desapercibidos. Algunos ejemplos: que los hombre digan orgullosos que “ayudan” en casa, cuando no se trata de ayudar, sino de participar por igual en las tareas domésticas. Asignar, por narices, el color rosa a las chicas y el azul a los chicos. Que los hombres tengan que pagar la cuenta del restaurante porque sí.  

En los últimos años, España esta mejorando en igualdad de género. Pero todavía queda mucho camino por recorrer. Habremos conseguido realmente dar un paso al frente en igualdad cuando los gestos y propósitos que ahora hacemos cada 8 de Marzo sean una costumbre durante todo el año. Así que ¡venga!, pongámonos… En plan feministas desde ya.

Avatar

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *