Flashdance: ¡a superarse bailando!

¿Te suenan de algo canciones como Maniac, What a feeling o I Love Rock & Roll? Vale, sí, son de hace unos cuantos añitos, pero seguro que las ha oído alguna vez. Y si no, no sabes lo que te estás perdiendo. Pero no te preocupes, que todo tiene remedio. Porque hasta el 12 de abril va a estar en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid Flashdance, El Musical, una versión teatral de la famosa peli que con el mismo título triunfó en los años ochenta y que seguro vieron tus padres. Y aunque no te lo creas, también cantaron y bailaron como locos con sus canciones.

Dos excelentes actores, Amanda Digón en el papel de Alex, y Sam Gómez como Nick, nos conducirán a través de grandes canciones y espectaculares bailes por una ejemplar historia de superación, sueños cumplidos y capacidad de salir adelante y superar la dificultades.

Flashdance nos cuenta la historia de Alex, una joven que trabaja de soldadora durante el día porque no le queda otra, y que por las noches se gana un dinerillo extra como bailarina. Pero ella lo que realmente quiere es dedicarse profesionalmente al baile, e intentará acceder a la academia más prestigiosa del lugar para hacer realidad su sueños. ¿Lo conseguirá?

No puede faltar en Flashdance la historia de amor entre los dos protagonistas. Pero que nadie piense en la típica relación empalagosilla y ñoña. ¡Desconfiados, que sois unos desconfiados! Se trata de una peculiar relación que añade un nuevo matiz al planteamiento, haciendo que el amor triunfe poderosamente por encima de convencionalismos o diferencias de clase. ¡Toma ya!

Entre el resto de los actores, destaca el gran  trabajo de las tres amigas de Alex:  Sandra Cervera, simpatiquísima en su papel de Gloria, un personaje con mucho protagonismo en la historia; y Alexandra Masangkay y Cecilia López, que protagonizan espectaculares números musicales. ¡Cuatro chicas muy divertidas!

Esta versión teatral de Flashdance mantiene con gracia esa estética ochentera – un pelín hortera también, sí – que reflejaba la película. ¡Claro, estaba hecha en los años ochenta! Pero le añade un cierto toque de actualidad que os va a gustar. Sobre todo en las coreografías, mucho más urbanas y cercanas a los gustos y técnicas de chicos y chicas de hoy en día.

¡Chicos y chicas que sepan bailar, que hay quien no mueve los pies ni disparándole!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *