El Jurado Popular: ¿te puede tocar a ti?

El caso Diana Quer, la desaparición y muerte de una joven de 18 años en 2016, cuyo juicio acaba de celebrarse, ha puesto de actualidad la figura del Jurado Popular. ¿Sabes lo que es? ¿Qué juicios se celebran en España con Jurado Popular? ¿Quién lo compone? ¿Qué puede decidir un Jurado Popular? ¿Puedes formar tú, querido lector de En plan noticias, parte de un Jurado Popular?

El Jurado Popular es un mecanismo que ya estaba recogido en la Constitución Española desde 1978, pero se utiliza desde 1995, cuando se creó la llamada Ley del Jurado.

Se trata de un mecanismo para juzgar determinados casos en los que la decisión sobre la culpabilidad o no del acusado no la toman los jueces, sino nueve ciudadanos. Gente normal y corriente que mientras dure el juicio van a tener que dejar sus ocupaciones y dedicarse por entero al caso que les ha tocado en suerte. Y a los que durante el tiempo de deliberación, se los tiene recluidos en un hotelito y aislados de todo, como si estuvieran en el Gran Hermano de la tele.

Por ejemplo, una señora que ha tenido que dejar el perrito con los vecinos y que tiene al barrio sin dormir, el dichoso perrito, porque no para de ladrar y ladrar echándola de menos. Un maromo cachas que no va poder ir al gimnasio durante unos cuantos días y que va a ver transformada su imponente y trabajada masa muscular en pura grasa de la fofa a poquito que se descuide. O el delantero centro y máximo goleador del Atlético Barrigones, que va a ser baja obligada durante al menos dos semanitas con lo que ello supone, dada la mediocridad del resto del equipo.  

Habrá quien piense que qué locura es esta. Que qué demonios va a saber el goleador del Barrigones sobre leyes que no tengan que ver con el fuera de juego, por ejemplo, como para juzgar un caso de asesinato.

Por eso, la Ley del Jurado contempla que solo se juzgarán mediante este procedimiento casos que no tengan excesiva complicación jurídica. El jurado tendrá que escuchar a los testigos, valoran las pruebas, aplicar el sentido común y, finalmente, tomar una decisión.

Es una medida que busca otorgar a los ciudadanos el derecho a participar en la Administración de Justicia. Dicho así, suena muy bien y muy democrático. Pero la Ley del Jurado también tiene sus detractores. Gente que piensa que para juzgar ya están los jueces, que son los que saben del asunto.

A la conclusión del jurado se le llama veredicto: es la decisión sobre la culpabilidad o inocencia de los acusados. Y se toma teniendo en cuenta el voto de los nueve miembros del jurado. Para que un acusado sea declarado culpable, tiene que haber al menos siete miembros del jurado que así lo consideren. Para ser declarado inocente, es suficiente con el voto de cinco miembros. Ah, y no vale abstenerse. Hay que mojarse.

Pero el jurado en realidad no es quien finalmente aplica la ley. Es el juez el que, basándose en el veredicto del jurado, dicta la sentencia e impone la pena penita pena.

¿Quién puede formar parte de un jurado? Pues cualquier persona mayor de edad (ahí muchos os salváis, ¿eh?), que sepa leer y escribir, que no haya sido condenado, que no sea miembro de la familia real ni del gobierno… y poco más. Es decir, casi todo el mundo. Y se decide por sorteo.

Luego hay posibilidad de alegar algunas causas mayores para librarse de ser jurado. Pero claro, no vale lo de los goles, ni temas musculares, ni mucho menos lo de los ladridos del perrito. Listos, que sois unos listos.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *