¡Ordeeeeeen!

El Parlamento Británico es una pasada. No hay más que ver cómo llama al ¡ordeeeeen! su presidente, también conocido como “speaker” (portavoz), una y otra vez. Después de pasarse más de tres años discutiendo sobre el Brexit (el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea que ya os hemos contado en En plan noticias aquí y aquí), ahora los parlamentarios dicen que hay que esperar. Y convocan elecciones el 12 de diciembre para que un nuevo Parlamento decida de una puñete…¡Ordeeeeeen!, perdón, de una santa vez, qué hacer con el Brexit. Os contamos algunas curiosidades del Parlamento Británico. presidido por el speaker John Bercow, el que siempre grita lo de “ordeeeeen”, quien precisamente hoy se despide de esta… casa de locos. ¡Ordeeeeeen!

Antes, resumamos el tema Brexit: hace tres años, el Gobierno británico convocó un referéndum para saber si la gente quería irse de la Unión Europea o no.  Y salió que sí. Desde entonces, el Parlamento no acaba de ponerse de acuerdo, ni entre los parlamentarios ni con la Unión Europea, acerca de cómo largarse. Ya han dimitido dos primeros ministros. Y ahora, después de que este último, Boris Johnson,  el rubio de los pelos de loco ¡ordeeeeeen!, consiguiera llegar a un acuerdo con la Unión Europea, el Parlamento le dice que no. Que espere un poquito para aplicarlo. Así que el rubio de los pe… ¡ordeeeeen!, el primer ministro va y convoca elecciones, a ver si un nuevo Parlamento le deja aplicar el acuerdo.  

En el vídeo que os dejamos de la BBC (que no es la delantera de ningún equipo de fútbol, sino un medio de comunicación británico) se cuentan algunas de las curiosidades de este Parlamento.

Una vez elegido, el presidente del Parlamento tiene que ser “arrastrado” para ocupar su cargo. Este teatrillo se hace simbólicamente porque en la antigüedad, el rey Enrique VIII decapitó a tres presidentes del Parlamento. ¡Oooooooordeeeeeen! Por eso hay que llevarlos a rastras. De hecho, el actual speaker, que es más bien bajito, suele bromear sobre su estatura comparándose con uno de los decapitados, al que dice… sacar la cabeza, jeje. ¡Ordeeeeen!

Las relaciones entre el Parlamento y la Corona no han sido históricamente muy amistosas. Sobre todo desde que en 1642 el rey Carlos I de Inglaterra arrestara a cinco parlamentarios. Aún hoy, cuando la Reina visita el Parlamento, los parlamentarios le dan con la puerta en las narices al enviado real ¡ordeeeeeen!, como símbolo de que Su Majestad no es del todo bien recibida.

Hasta hace bien poco, las leyes aprobadas por el Parlamento no se escribían en papel, sino en pieles de vaca que se guardaban enrolladas en los archivos. Ahora ya no, porque tanta piel de vaca acaba saliendo muuuuuuuy cara.

Pero lo más llamativo de este Parlamento es, sin duda, su speaker, el carismático y muy admirado presidente John Bercow, quien ahora abandona su cargo. ¡Ooooooh! Le podéis ver en acción también en el vídeo.

Suyas son algunas frases para llamar al ordeeeeeen a algunos parlamentarios que pasaran a la historia: “que los leones vuelvan a su jaula”, “haga usted yoga, le resultará beneficioso” o “si necesita tomar algún medicamento, hágalo”.

Y, sobre todo, su célebre ¡ordeeeeeen!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *