¡Qué ricos!

¿Eres rico o ultrarrico? Pues depende de la pasta gansa que tengas en el bolsillo. Si tienes más de 50 millones de dólares, que sepas que se te considera uno de los 2.200 ultrarricos que hay en España. Pero sí solo tienes más de un millón de dólares, lo sentimos mucho, pero solo puedes dártelas de ser un simple rico del montón, uno más de los casi un millón que hay en este país. ¿Son buenas estas cifras para España? El problema es la desigualdad.

Aunque unos lo son más que otros, a los casi un millón de españoles que tienen más de un millón de dólares en patrimonio se les considera ya millonarios. Y según estas cifras, España se sitúa como el décimo país del mundo mundial en número de millonarios en relación con su población. Cosa que al parecer no está nada mal. ¡Que alguien se pague una ronda!

Las cifras vienen de un informe que hace un banco suizo. Se ve que no tienen otra cosa que hacer en Suiza. Y les da por contar ricos. Porque precisamente es uno de los países con más millonarios y se deben aburrir bastante.

En el último año, el número de millonarios en España ha crecido en un 33 por ciento. Y si contamos desde 2010, cuando en este país estábamos en una gran crisis económica, el número de millonarios desde entonces hasta hoy se ha multiplicado por cinco. Una burrada.

Ya sabemos que para ellos, los millonarios, todo esto es “superguay”. Pero en general, ¿estas cifras son buenas o malas?

Pues depende de por dónde se miren. Son buenas porque siempre es bueno que la gente tenga dinerito, sobre todo si nos toca de cerca, ¿eh?

Pero por otro lado, ha ocurrido lo siguiente: los años de crisis han hecho que los ricos sean cada vez más ricos, pero también han provocado que los pobres sean cada vez más pobres. Eso significa que ha aumentado la desigualdad, y eso si que no es nada bueno.

Así que… ¡lo dicho! Que los ricos y los ultrarricos no sean tan borricos y que se paguen una rondita de algo. Y todos contentos.


Patrimonio: conjunto de bienes o propiedades que tiene una persona y que pueden contabilizarse en dinero, aunque no lo sean. Por ejemplo pisos, coches, barquitos veleros, aviones, chalecitos en la sierra… o dinero. La PlayStation también.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *