El acuerdo del Brexit: “hasta luego, Mari Carmen”

Entre que son mogollón de páginas y que está en inglés, hemos decidido que no. Que no os vamos a poner aquí enterito el acuerdo que se ha firmado, por fin, para que el Reino Unido salga por patas de la Unión Europea (UE). Es lo que todo el mundo conoce como Brexit. Mejor vamos a hacer el esfuerzo de contároslo resumido y en español. Os recordamos que hace tiempo que los ingleses dijeron a la UE: queremos largarnos, así que pongámonos de acuerdo. Y después de darle vueltas y más vueltas, finalmente los ingleses le van a poder decir a la UE: “see you later, alligator”. Y la UE a los ingleses: “hasta luego, Mari Carmen”. Y es que no hay nada como ponerse de acuerdo.

Lo primero de todo es entender en qué consiste eso del Brexit. Ya más o menos os lo contamos ese verano, pero vaaaaale, os lo volvemos a contar.

Imaginemos un colegio, al que llamamos Unión Europea, en el que hay 28 clases. Y hay una clase, revoltosilla ella, que nunca ha estado del todo a gusto en este colegio. A esa clase la vamos a llamar Reino Unido. Un día, el profe de la clase propone a sus alumnos votar para decidir si quieren largarse del cole o quedarse. Sale largarse. Y todos bieeeen, yupiiiii, yuhuuuu…

Pero llega el director del cole y le dice al profe de la clase que vale, que se larguen si quieren. Pero que claro, que si se van así, a lo bruto, los chavales del Reino Unido ya no van a poder usar el campo de fútbol del cole, ni el comedor, ni la piscina que acaban de estrenar con agua calentita y todo para el invierno… A no ser que entre todos se llegue a un acuerdo.

Y entonces, los de la clase del Reino Unido se lo empiezan a pensar, se ponen a discutir , unos dicen que esto, otros que lo otro… El profe se larga porque no sabe qué hacer. Viene un profe nuevo, una seño esta vez, y también acaba largándose porque tampoco sabe qué hacer…   Y viene otro profe, un tipo rarito con pelos de loco del que nadie se fía mucho, y al final… llega a un acuerdo con el director del cole para que, por lo menos, les dejen usar la pisci.

Volviendo a la realidad, que nadie vaya a pensar que las tropecientas páginas del acuerdo alcanzado dicen eso: que les dejen usar la pisci. Es solo un ejemplo. El acuerdo en realidad toca temas mucho más complejos: los derechos de los ciudadanos de una parte que viven en la otra; posibles acuerdos comerciales; cómo y dónde se establecen fronteras, que antes no las había; quién y cómo las va a controlar…

Y luego está el complejo tema de la frontera que hay que establecer entre las dos Irlandas. Que ha dado mucha guerra por los acuerdos previos que hay entre ambas. Porque una Irlanda, la del Norte, pertenece al Reino Unido. Y la otra es un país independiente que sigue estando dentro de la Unión Europea.

El caso es que después de tantas negociaciones y discusiones salvadas… aún queda un problemita más. Nada, una cosita sin importancia: el acuerdo tiene que ser aprobado por el Parlamento Británico. Cosa difícil.

Así que vamos a esperar, porque todavía puede que alguien se quede sin piscina.          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *