Los jóvenes, los más perjudicados por el cambio climático

Puede parecer una obviedad, pero es necesario repetirlo una y otra vez: los jóvenes son los más perjudicados por los efectos del cambio climático. Y el momento para hacer algo es ahora. Hay una figura aglutinadora: la adolescente sueca Greta Thunberg (si todavía no sabes quién es, ya estás tardando). Una iniciativa movilizadora: Fridays for Future (si todavía no participas, también estás tardando). Un discurso demoledor: “Ya no nos quedan excusas y nos estamos quedando sin tiempo”. Y este lunes 23 de septiembre comienza la Cumbre Acción Climática, convocada en Nueva York durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, que ya veremos si sirve para algo.

Fridays For Future surgió a partir de las protestas que la joven Greta Thunberg, con 15 años, comenzó en 2018 frente al parlamento sueco todos los viernes para llamar la atención sobre la falta de acción en la crisis climática. El movimiento aglutina ya jóvenes de todo el mundo, también en España, que protestan viernes tras viernes exigiendo que alguien haga algo antes de que sea demasiado tarde.

Así, los jóvenes han tomado conciencia de que se trata de un problema que les afecta a ellos principalmente, porque las verdaderas consecuencias del cambio climático las sufriremos, las sufriréis, los jóvenes en el futuro. Suena muy crudo pero es así: los políticos que ahora están en activo tienen alrededor de 50 años, y en 2050 tendrán… ¡más de 80! ¿Les va a importar mucho ahora, con lo que tienen encima, lo que pase a partir de entonces si a lo mejor ni andan por este barrio?

El propio secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que se supone que sabe de lo que habla, se mostraba satisfecho hace unos días por el fuerte compromiso de la juventud y de la opinión pública ante las consecuencias del cambio climático, pero reconocía que todavía “no existe” voluntad política”. Queda bien claro pues que los políticos no le dan la importancia que merece a este asunto.

La intención de la Cumbre que ahora se celebra es hacer cumplir los acuerdos que ya firmaron en París en 2015 cerca de 200 países. De los que unos cuantos, entre ellos EE UU, ya se están haciendo los remolones. Entonces se estableció que la cantidad de emisiones de dióxido de carbono (CO2) se reduzcan en un 45% en 2030 y que alcancen la neutralidad en 2050.

¿Y qué significa “alcanzar la neutralidad”? Que las emisiones no superen la cantidad que es capaz de absorber el planeta, por ejemplo, a través de la acción de los bosques. ¡Qué importantes, los bosques!

El panorama político, como el de algunos bosques, es bastante desolador. Podría resumirse en que hay dos grupos de políticos en el mundo: por un lado están los que vamos a llamar los RAC, porque Respetan las Advertencias de la Ciencia sobre los efectos del cambio climático: Y por otro están los que podemos llamar PLT, es decir, que Pasan Literalmente del Tema.

Los del segundo grupo, los PLT, ni siquiera tiene pensado ir a la cumbre ni a tomarse un café. ¡No les vaya a entrar el gusanillo y empiecen a preocuparse por el asunto! Eso sí, están, la verdad, muy bien liderados por los señores Donald Trump (presidente de EE UU) y Jair Bolsonaro (Presidente de Brasil).

En cuanto al primer grupo, los RAC, se supone que sí irán a la cumbre, se tomarán un café y tal vez intenten hacer algo. Y están liderados por… Bueno, el problema es que no están liderados.

Así que está claro que como no tomen la iniciativa los jóvenes, hoy por hoy no la va a tomar nadie. Y como decía el tatuaje de una joven manifestante en Serbia: “There is no planet B”.


Dióxido de carbono (CO2): es un gas necesario para la vida en la tierra que se puede generar natural o artificilamente. Concentrado en exceso en nuestra atmósfera provoca el calentamiento de la tierra, y se convierte en una de las pr¡ncipales causas del cambio climático. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *