Regreso al planeta de los simios

En plan sabiondillos, diríamos que en la mitología griega la Quimera era un bicho con mala baba, malo malísimo, mezcla de león, cabra y dragón. Poniéndonos en plan romántico y pelín ñoños, llamamos también “quimera” a esos anhelos de juventud, ilusiones adolescentes, ¡qué bonito!, que se nos antojan difíciles de alcanzar por no decir imposibles. Y por último están los científicos, ahí vamos, que llaman “quimera” a organismos que se desarrollan a partir de la mezcla de especies diferentes. Pues unos científicos españoles acaban de crear una quimera de estas últimas. ¿Sabéis en qué ha consistido el experimento?

Se trata de un estudio realizado en China por un equipo de científicos españoles, y que consiste nada menos que en inyectar células madre de seres humanos en embriones de monos, creando así una mezcla de humano y mono (un humono, jeje), con el objetivo de fabricar órganos que puedan ser utilizados posteriormente para hacer trasplantes.

¿Y por qué se han ido los científicos españoles a hacer semejante experimento hasta China y no lo han hecho, por ejemplo, en Cuzcurrita de Río Tirón, provincia de Logroño, que les pillaba mucho más cerca? Pues porque en la China, tal vez por eso de que se habla raro y se enteran menos de lo que decimos, es más fácil sortear las trabas legales que en España – donde hablamos español y se nos entiende todo – se ponen a este tipo de experimentos, que bien pensado parecen cosa de locos.

Según explican investigadores y expertos en un artículo que publica El País, se trata solo de un primer paso, pues la quimera no ha llegado a nacer. Resulta que la comunidad científica considera conveniente detener la gestación del embrión a los 14 días para que las células madre no lleguen a formar neuronas en el cerebro, los monos se nos vuelvan listos y se líe la de San Chimpancé. Se ve que se han visto la saga entera de El planeta de los simios y han quedado impactados.

Bromas y guasas aparte, si el experimento llega algún día a su fase final, salvando las posibles trabas éticas y legales, significará un gran avance para la medicina, pues el objetivo último es que las células inyectadas en monos sean capaces de generar órganos válidos para trasplantes en humanos.

Se abre así una nueva vía de investigación, pero parece que el esperado resultado final queda todavía muy lejos. Volviéndonos a poner pelín cursis, casi tan lejos como aquellos anhelos de juventud y adolescencia que también llamábamos “quimera” que tanto nos afectan a los humanos… y seguro que también a los humonos.


Células madre: son un tipo de células que tienen la capacidad de dividirse y crear otras células, iguales a ellas o diferentes. Son como la materia prima de nuestro organismo, y a partir de ellas se generan las demás células con funciones específicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *