Hay que ver lo que dura y dura… la dichosa Sesión de Investidura: III.- La segunda votación

Ya se veía venir desde lejos, y al final ha resultado como se esperaba. Que Pedro Sánchez se ha rayado como una cebra y tampoco ha conseguido proclamarse presidente del Gobierno en la segunda votación, en la que ya no era necesaria la mayoría absoluta, sino que era suficiente con obtener más SÍES que NOES. Pues ni así. ¡Hale!, ¡castigados todos sin playa y a estudiar todo el veranito! Porque habrá recuperación en septiembre.

El resultado ha sido tal que así:

SÍES: 124 😃

NOES: 155 😠

ABSTENCIONES: 67 😐

Antes de la votación, los líderes han ido subiendo a la tribuna para dar una última explicación de sus posturas. Y hay que reconocer que hoy la cosa ha estado animada, la verdad. Será que se les va cogiendo cariño de verlos casi a diario.

Los que más tenían que decir eran Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos) que han sido quienes han estado negociando un posible acuerdo hasta las tantas de ayer, y seguro que hasta se quedaron sin cenar, los pobres. Ya digo que se les va cogiendo cariño. Y total, para nada.

Pedro Sánchez ha explicado que las diferencias no eran de programa, sino de carteras. A ver, no nos vayamos a liar. “Diferencias de programa” no es que unos vean Gran Hermano, otros El Hormiguero y otros Supervivientes. “Programa” es el ideario con que cada partido se presenta a unas elecciones, es decir, lo que piensa hacer. Y “carteras” no son lo que llevan al cole con los libros y la merienda, sino los ministerios.

Y es que la mayor diferencia al parecer estaba en la cartera de Trabajo, un ministerio que los de Unidas Podemos querían todito para ellos y el PSOE no estaba dispuesto a cedérselo.   

Hasta tal punto era importante esta cartera que Iglesias se había guardado un as en la manga hasta última hora, que no sacó hasta poco antes de la votación: le soltó a Pedro Sánchez desde la tribuna que estaba dispuesto a renunciar al Ministerio de Trabajo a cambio de que le dejaran las competencias de las políticas activas de empleo.

Pero al parecer ya era demasiado tarde y Pedro Sánchez se rayó más y le vino a decir más o menos que venga, que ya te vale, Pablito, que a buenas horas, mangas verdes.

¿Y ahora qué? Ahora se abre un plazo de dos meses (sesenta días, para ser exactos), hasta el día 23 de septiembre, para que los partidos continúen negociando y se pueda intentar un nueva Sesión de Investidura, que hay que ver lo que dura y dura…

Y si no hay acuerdo, el Rey va, coge una cucharilla y remueve y remueve con fuerza a los diputados hasta que se deshagan bien deshechos. Es decir, hace lo que legalmente se conocer como “disolver las Cortes”.  Como con el ColaCao. ¡Que se lo tienen merecido! Y se convocan nuevas elecciones.


Políticas activas de empleo: es la gestión del asesoramiento y los cursos que se hacen para dar una mayor formación a las personas que están en paro y prepararlos para incorporarse al mercado de trabajo. 

A buenas horas, mangas verdes: la expresión viene de la Santa Hermandad, en el siglo XV, una especie de cuerpo de policía que vestía de verde y que tenía fama de llegar siempre tarde y no pillar a ningún chorizo.

II.- La primera votación

I.- El debate 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *